Una marca es como un puntero. Es una de las muchas cosas que aprendí de mi amigo Peter Hodgson @phodgson. Cuando identificas una marca, tu cerebro automáticamente se orienta a conceptos concretos que te identifican en tu mercado: calidad, fiabilidad y otras muchas etiquetas que acompañan tus productos o servicios.

Una marca nos hace ahorrar mucho tiempo (y dinero) explicando nuestras actividades a nuestros clientes. En pocos segundos nos ahorra numerosos minutos de presentación.

A pesar de que las marcas son poderosas herramientas de marketing y ventas, muchas empresas no las protegen adecuadamente y olvidan registrarlas. Tras grandes inversiones, muchas empresas descubren que no pueden operar en sus mercados. A numerosos casos relevantes en el que compañías globales están implicadas, pero también muchas PYMES renuncian a pequeñas inversiones y, debido a ello, pierden grandes ingresos.

Nosotros no ofrecemos directamente servicios de propiedad intelectual, pero ayudamos a muchas empresas a desarrollar sus negocios en el extrankero y a veces observamos que un buen producto, un precio competitivo y un servicio de excelencia hacen que tu empresa esté en la cresta de la ola, pero una buena marca adecuadamente protegida puede hacerte imbatible.

Comments are closed.